Cómo hacer un revistero de madera


Un revistero es un aditamento bonito y que nos ayuda a mantener el orden de los espacios del hogar, nos aporta gran utilidad y es realmente fácil de construir. Es un proyecto ideal para iniciarse en la carpintería pues es sumamente simple.

Los diseños más sencillos son a menudo los mejores. Todo lo que necesitas para hacer este revistero son dos trozos de madera, una sierra y una cinta de medir. No hay necesidad de pegamento, ni clavos, ni tornillos. Y si no se desea una forma cuadrada, se puede sustituir por formas circulares con un fondo tallado a gusto (animales o letras para el cuarto de los niños por ejemplo) las posibilidades son muchas y la dificultad es mínima.

Materiales:

- 2 laminas de contra-enchapado o madera de la calidad elegida (400x400x17 mm c/u)

- Sierra eléctrica o de mano

- Barniz mate de poliuretano para el acabado

- Lija de agua

Paso 1

Si no se ha cortado la madera proceder a hacer los cortes correspondientes de las dos piezas de 400×400 mm, este paso es bastante sencillo pero si se desea pueden adquirirse ya cortadas a la medida señalada. Desde la base hasta el fondo de cada una, deben hacerse marcas a los 150 mm sobre las tablas. La idea que es que ambas tablas creen un equilibrio, soteniendose entre si: la brecha de conexión entre ambas ha de ser de 17mm. Tomamos en cuenta la mitad de cada corte (200mm) de largo al final del extremo y deberían unirse sin problema.

Paso 2

Revise el corte de las ranuras, asegurándose que el corte de la sierra respete el borde exterior marcado, hasta lograr un ajuste perfecto entre las dos piezas. Siempre se puede lijar la ranura hasta que calce más cómodamente y sea fácil de armar. Se ha de ser cuidadoso sin embargo de no exceder el lijado de la ranura de la unión pues si es demasiado suelta puede arruinar el trabajo y el revistero no se sostendría, pero debe ser lo suficientemente exacta para armarlo y desarmarlo sin dificultad. Repetir el procedimiento en el otro panel de madera.

Paso 3

Lijar la superficie exterior de los paneles y eliminar cualquier imperfección. Desarmar y aplicar el barniz protector, preferiblemente dos capas, dejar secar varias horas entre cada capa que deben ser bastante finas. Luego se puede proceder a montar ya secas.

Fotos: nz.lifestyle

,

Articulos relacionados

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)