Frutero con frutas de piedra


Seguro que alguno de vosotros tiene un pequeño artista en la familia. Si es así, no hay nada mejor que intentar fomentar la vena creativa de nuestros pequeños con manualidades como la siguiente; un auténtico bodegón de frutas hecho con piedras.

Piedras pintadas

Los materiales son muy sencillos y fáciles de encontrar. Quizá en el tema de las piedras tengamos que poner un poco más de esfuerzo, pues habrá que conseguir piedras con el tamaño y forma adecuado para representar plátanos, manzanas o naranjas. Además de estas, también vamos a utilizar pintura, plastilina verde, medio coco (cáscara), pegamento y palillos.

Manualidades con piedras

Frutas de piedras

Otro punto importante es que a la hora de tomar las piedras debemos seguir una medida de referencia. Para ello, escojamos primero una fruta, una manzana por ejemplo. Este será el tamaño de referencia para el resto de frutas, teniendo en cuenta que no deben ser ni más grandes ni más pequeñas que las frutas de verdad.

El recipiente en el que meteremos nuestra fruta será la mitad del coco. Intentemos elegir la parte más grande y bonita.

Una vez tengamos nuestro frutero particular, tomamos las piedras para pintarlas con los colores propios de las frutas a las que se parecen. No olvidéis ningún detalle.

Plastilina

Se puede emplear o bien pintura acrílica o témperas. También da buenos resultados la cola vinílica de colores. El acabado se lo damos con un poco de barniz, para que queden tan brillantes y apetecibles como las frutas de verdad.

Es hora de hacer las hojas de estas frutas. Para ello tomaremos la plastilina verde y un palillo, el cual nos ayudará enormemente a marcar las pequeñas partes verdes de este gran frutero.

Frutas con piedras

El resultado, como podéis ver, es un estupendo frutero. Un centro de mesa que podremos colocar en cualquier mesa auxiliar, luciendo así una obra hecha por nuestros hijos.

Fotos vía: aprendelenguadesignos

Articulos relacionados

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)